Blog

Cerebro y estrés. Enemigos íntimos.

El cerebro controla nuestra manera de vivir, y la forma de entender o asumir los problemas  del día a día, pueden llevarnos a padecer lo que actualmente se conoce como estrés crónico. Aunque mantener cierta tensión puede ser positivo para tratar de solucionar los problemas cotidianos a los que todos nos podemos enfrentar, nuestra incapacidad para desactivar esta respuesta fisiológica hará que los problemas no tarden en aparecer. Esto supone la activación de dos vías que parten del cerebro:

  • Eje Hipotalámico-Pituitario-Adrenal
  • Eje Cerebro-Intestino.

El estrés crónico (producido por grandes tragedias o sobrecargas mantenidas en el tiempo, incluidas las de origen físico), pone en marcha activación del eje hipotalámico-pituitario-adrenal donde el factor liberador de corticotropina (CRF)  viaja desde el hipotálamo hasta la glándula pituitaria e induce la liberación de otra hormona, la corticotropina (ACTH) la cual a través del torrente circulatorio llega hasta las glándulas adrenales para liberar cortisol (y adrenalina), que es un supresor potente del sistema inmune y de la inflamación.

¿Y que efectos tiene el estrés crónico?

Los efectos en el cuerpo y cerebro son desastrosos. La exposición a la adrenalina y el cortisol de forma crónica, podría estar relacionada con enfermedades cardiovasculares, obesidad visceral, la hipertensión arterial, cáncer, problemas del sistema inmune, diabetes, osteoporosis, deterioro de la flora intestinal

También el estrés crónico provoca un aumento de glutamato en el cerebro, un neurotransmisor que, en exceso, se sabe que causa migrañas, depresión y ansiedad.

Por otro lado los efectos de niveles altos de cortisol de forma crónica propician un proceso de  hiperglucemia que también afectarían al cerebro, acelerando el envejecimiento y provocando también la pérdida de neuronas en el hipocampo (parte del cerebro encargada de la formación de nuevos recuerdos) de manera irreversible.

¿Y a nivel intestinal hay algún tipo de relación?

Existe una comunicación bidireccional entre el cerebro y el tracto gastrointestinal a través del nervio vago denominado eje cerebro-intestino, esta vía mantiene el contacto en ambas direcciones de tal forma que una alteración intestinal podría tener su afectación cerebral y viceversa, formando un circulo vicioso que se retroalimenta constantemente.

Por ejemplo, la inflamación del intestino propiciada por una modificación de la microbiota intestinal puede ser el origen de una serie de trastornos psicológicos en el cerebro. Esto debería poner en marcha una serie de mecanismos para mediar en la respuesta inflamatoria surgida en el sistema digestivo, pero al no ser suprimida, acaban retroalimentándose el uno al otro con consecuencias funestas para ambos.

Problemas como gases, inflamación, estreñimiento, diarrea, o dolor de tipo abdominal pueden afectar de forma desproporcionada a nuestras emociones mediante conductas agresivas, de ansiedad, de enojo, de tristeza, de depresión, de miedo, etc,

Aunque en muchas ocasiones la causa o el motivo no exista como tal,  la falta de motivación, la apatía, la desgana y la dificultad para recordar ciertos acontecimientos también podría estar detrás de los procesos mencionados.

Si éstos comportamientos no desaparecen rápidamente, conviene actuar para evitar que, por el mecanismo de retroalimentación mencionado, la cosa acabe en algo más grave.

 ¿Que puedo hacer para solucionarlo?
Lo más importante es restablecer la salud de nuestro sistema digestivo con una alimentación saludable que contenga principalmente carnes, pescados, mariscos, huevos, vegetales, frutos secos y frutas
Evita la alta dependencia de los cereales, de aceites vegetales oxidados, de azucares, de “lácteos” ( en caso de padecer intolerancia), de comida procesada, manteniendo una vida activa, implementando incluso entrenamientos intensos de moderada y baja intensidad….
Realizar determinados cambios en nuestros hábitos alimenticios y forma de vida, pueda ser una labor bastante complicada. Si a todo esto, añadimos falta de voluntad, autoestima o depresión, (por lo motivos digestivos expuestos) , el acometer con determinación estos planteamientos será una cuestión ardua.

El gran error consiste en intentar realizar cambios “ a medias”, y supone sacrificarse para no sólo no obtener todos los resultados esperados, sino para agravar el problema.

No cambies el mundo, cámbiate a ti mismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *