Blog

La importancia de la fascia

La fascia

Si me preguntan que personaje de las historia me hubiera gustado conocer… sin duda diría que Leonardo DaVinci.
El hombre de Vitruvio (que tenemos en la portada de nuestro blog ) que Leonardo dibujó con las proporciones ideales del cuerpo humano,  fue uno de los primeros estudios anatómicos de los que tenemos constancia.

Leonardo Da Vinci representó hace 500 años la fascia en una de sus piezas, muchos años antes de su descubrimiento real por la medicina moderna.

Entendiendo la fascia

En el mundo de la anatomía y del deporte el tejido conjuntivo siempre se había considerado como un complemento pasivo y estructural, infravalorándolo hasta proponerlo como un tejido de desecho o mero envoltorio.

Hoy en día, a pesar de una falta de definición común, la fascia la podemos considerar como “un órgano de tejido conjuntivo que forma un continuo funcional, altamente inervado, que aporta estabilidad y movilidad formado por una red tridimensional cuya estructura principal es el colágeno y el agua”.

La fascia no es una mera estructura de soporte si no un sistema de distribución de tensiones y de comunicación de los diferentes niveles y estructuras de nuestro cuerpo. Biológicamente, es lo que nos mantiene unidos, y debemos tenerla en cuenta.

Tensión muscular o tensión fascial?

El sistema fascial mantiene un equilibrio de tensión y elasticidad que permite un movimiento suave y sin restricciones de cada grupo muscular mientras mantiene todo en su lugar.

Si la fascia está restringida, la contracción muscular está restringida. La restricción es donde pueden ocurrir dolor y lesiones, pero la restricción podría provenir de cualquier músculo o fascia, y posiblemente en otra parte del cuerpo.

Esta es la parte que tiene a los médicos dándole vueltas a la cabeza. La fascia apretada es tan dolorosa y restrictiva como un músculo tenso. Este es el objetivo de la liberación miofascial: restaurar la elasticidad natural de la fascia apretada y endurecida.

Una red intrincada

Las conexiones fasciales en todo el cuerpo son muy intrincadas como una malla que se entrelaza a través de los músculos y órganos de la cabeza a los pies como una envoltura retráctil.

Un episodio de dolor en un área puede afectar el movimiento y crear síntomas en otros lugares. Esto responde la pregunta de por qué nuestro hombro comienza a doler después de que nos haya estado molestando un tobillo dolorido, o en cualquiera de varios escenarios en los que el estrés de un área causa tensión en otra parte del cuerpo. 

“Tan pronto como hay una disfunción o dolor en un área, el cuerpo se adapta y compensa para mantener el cuerpo en posición vertical y trabajar sin causar dolor. Al hacerlo, la fascia se acortará o se tensará en las áreas porque los músculos no pueden mantener la tensión extra sola. La postura cambia para acomodar esto “.

Esto explica cómo en condiciones de movimiento y estructura, una mala postura afecta la fascia causando dolor y movimientos inestables.

Una visión global para entender el cuerpo

Cada órgano y sistema en el cuerpo tiene un trabajo que solo él puede realizar; sin embargo, nada de esto ocurre sin el trabajo del cuerpo como una unidad funcional completa.

No podemos tratar eficazmente un órgano, sistema o incluso un músculo en apuros, sin afectar a toda la unidad. Entonces, la respuesta es tratar la unidad del cuerpo humano como un todo. La naturaleza de la fascia confirma esto. 

Comprender que estamos compuestos de fascia nos ayuda a comprender muchas cosas pero no es la última respuesta a todo, pero las preguntas que parece responder, a medida que la creciente investigación arroja nueva luz sobre las viejas teorías sobre estructura y movimiento, están revolucionando la forma en que tratamos el cuerpo de forma clínica, deportiva, individual y holística.

Si quieres empezar a tener respuestas contacta con nosotros y aprende a reprogramar tu cuerpo en nuestra Escuela de la Espalda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *