Blog

Hacer ejercicio puede cambiar tu ADN

entrenamiento en naturaleza

Hacer ejercicio puede cambiar tu ADN

Todos sabemos que gracias a los genes de nuestros padres, y estos a su vez de los suyos, y así durante miles de años, somos la consecuencia de la expresión de los genes que heredamos. Lo que todos llamamos genética.

Por otra parte el ambiente, la alimentación, nuestro estilo de vida… modifican nuestro cuerpo constantemente.

¿Podrá entonces el ejercicio físico realizar cambios en nuestro ADN que perduren en el tiempo?

El estudio

Un reciente estudio realizado a cargo un equipo de la investigadora Juleen Zierath del Instituto Karolinska en Suecia afirma que si.

Un grupo de investigadores demostraron que, cuando personas sedentarias realizan ejercicio, se producen modificaciones epigenéticas en el ADN dentro de las células musculares, al ganar o perder marcas de grupos metilo en ciertas secuencias familiares de ADN. El código genético subyacente se mantiene igual, pero acumula mejoras fisiológicas debidas al ejercicio.

“El músculo se adapta a lo que haces. Si no lo usas, lo pierdes y este es uno de los mecanismos que permiten que eso suceda”.

Se produce un pequeño cambio pero apreciable en el ADN mejorando la adaptación de los músculos al ejercicio físico.

Metilación del ADN

Las claves

El ADN dentro del músculo esquelético tomado de las personas después de realizar ejercicio contiene menos grupos metilo que antes del ejercicio. Esos cambios ocurren en tramos de ADN que sirven como sitios de aterrizaje para diferentes tipos de enzimas, llamados factores de transcripción, que a su vez están involucrados en activar genes que ya se sabe que son importantes en la adaptación de los músculos al ejercicio.

Juleen Zierath compara los factores de transcripción con las claves que desbloquean nuestros genes. Con esos grupos metilo firmemente en su lugar, se impide que las “claves” del factor de transcripción entren en esos “bloqueos” de ADN. Pero cuando se eliminan los grupos metilo, permite que las llaves giren las cerraduras y aumenta la capacidad de los músculos para el trabajo.

“Ya se sabe que el ejercicio induce cambios en los músculos, incluido el aumento del metabolismo del azúcar y la grasa”

Es curioso lo que se descubrió con respecto a la cafeína ya que exponer al músculo a la misma tenía el mismo efecto que hacer ejercicio físico, reproduciendo la misma contracción que realiza el músculo para realizar ejercicio intenso, aunque no significa que tomar café esa el sustitutivo universal de la práctica de ejercicio físico, pero la reacción es muy similar.  Sin embargo, los investigadores no recomiendan que nadie tome una taza de café en lugar de hacer ejercicio, ya que no está claro que la cafeína tenga todos los otros efectos beneficiosos del ejercicio.

“La herencia genética con la que nace una persona no es tan imposible de cambiar como uno podría pensar.”

Conclusión

La propia investigadora Juleen Zierath afirma que  El ejercicio físico es medicina , y muchos de nosotros abanderamos este slogan,  teniendo claro que “un estilo de vida activo es la mejor filosofía de vida”

Inculquemos a nuestros familiares y amigos la pasión por el movimiento, la salud, el ejercicio y una dieta equilibrada.

FUENTE:

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/gch2.201700043/full

http://ki.se/en/news/exercise-changes-the-dna

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: