Blog

Divulgando la fuerza: Algo más que levantar grandes pesos. Parte II.

Hipertrofia kb

Ya leímos en el post anterior sobre fuerza, la importancia de medir la velocidad. Hoy profundizamos más en este aspecto.

¿Por qué la velocidad en la fuerza?

Cuando acudimos a nuestro centro de fitness habitual nos encontramos con un entorno que poco ha cambiado en los últimos años. Cada vez vemos grandes avances en la tecnología, pero muy pocos avances en la metodología,  al servicio, generalmente, del que menos ganas tiene de moverse.

Para que un entrenamiento sea eficiente y nos permita realmente mejorar no podemos limitarnos a mover las cargas sin más. Debemos tener un parámetro que nos permita decir qué carga debemos mover, qué grado de esfuerzo nos supone mover dicha carga, y hasta dónde podemos llegar sin perder eficiencia al moverla.

hip thrust hipertrofia

Una variable vital: la velocidad.

El hecho de poder medir la velocidad con la que desplazamos una carga nos permite saber si nuestra fuerza mejora. Si movemos la carga más rápido que antes, significa que tendremos una mayor fuerza, lo que se traduce en un menor esfuerzo para nosotros. Por lo tanto, los test de 1RM clásicos no son la manera de regular el esfuerzo ni el peso que tenemos que mover en un entrenamiento con cargas.

A día de hoy existen muchos y muy precisos elementos que nos ayudan a medir esta variable, y gracias a ella podemos saber, por ejemplo,  la potencia que desarrollamos con cada movimiento (muy útil para ser más explosivos); nuestra fuerza máxima real en ese día (pues nunca es la misma), o el momento en que debemos dejar de hacer repeticiones (nunca se entrena al “fallo”).   Toda esta información nos permite una cosa: personalización, dar la cantidad correcta de ejercicios y de volumen de entrenamiento para cada sesión. Además, mover las cargas a la máxima velocidad intencional nos va a decir cuál es el esfuerzo interno que una persona realiza ante dicha carga.

Eso sí, es importante aplicar una técnica correcta para evitar problemas (de la técnica para ciertos ejercicios hablaremos en otros posts). Como segundo paso debemos ver cuántas repeticiones podemos realizar a esa máxima velocidad hasta el momento en que sintamos que ya no conseguimos mantenerla. No es la forma más precisa, pero a falta de herramientas y de un profesional es la mejor forma que tendremos para empezar a conocernos mejor.

Y por último tener claro esta cita: “No pain, more gain” (Sin dolor, mejores ganancias).

REFERENCIAS

Entrenamiento por grupos musculares: análisis en torno a su uso-abuso, (2015) J.R Heredia, Guillermo Peña, Julián Aguilera, Marzo Edil Da Silva Grigoletto. Recuperado de www.iicefs.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *