Blog

¿Por qué tener un entrenador personal?

Hace ya 3 años hablamos a grandes rasgos sobre la diferencia entre un gimnasio y un centro de entrenamiento. En aquellos tiempos iniciales, intentábamos dar servicio a quien nos pedía asesoramiento. Por ello, nos vimos obligados a solventar dudas con otros entrenadores de nuestro equipo que se encontraban “mas cómodos” en áreas como lesiones, rendimiento, patologías, etc…

Hoy, nuestros entrenadores personales se han especializado en diversas áreas porque… no se puede saber de todo.

En muchas ocasiones encontraréis ofertándose en redes sociales a diversos entrenadores personales “profesionales” (cobran por ello) que tratan desde rendimiento físico hasta personas con patologías complicadas sin conocimientos en la materia.

Ahora la pregunta del millón:

¿QUÉ ES REALMENTE UN ENTRENADOR PERSONAL?

Un entrenador personal es un profesional del ejercicio físico que diseña y planifica un programa de ejercicio seguro y efectivo -de acuerdo al estado de salud, capacidad, necesidades y metas del cliente- a través de un programa de entrenamiento adaptado a la condición física y los objetivos que éste desea alcanzar -tras una evaluación y entrevista individual-. Además se determinarán factores de riesgo -si se presentan- y/o si debes ser derivado a otro profesional de la salud (como un fisioterapeuta, nutricionista o especialista médico).

¿UN ENTRENADOR PERSONAL DEBE TENER ALGO ESPECIAL?

¡Pues sí! Titulación.

Un entrenador personal debe tener una carrera universitaria en Ciencias de la actividad Física y el Deporte (CCAFyD) y/o formacion regulada equivalente (NSCA CPT y/o CSCS -por poner un ejemplo-).

¿QUÉ DEBE TENER UN BUEN ENTRENADOR CUANDO TRABAJA CONTIGO?

Al ser un servicio personalizado, individual y de trato exclusivo, el entrenamiento personal ofrece una serie de beneficios:
Control y ajuste constante: El seguimiento del cliente se lleva a cabo a través de protocolos, test y cuantificación del entrenamiento. Esto permite un máximo control, análisis de resultados, feedback y continuo ajuste de los contenidos.
Valoración objetiva de los resultados: Los protocolos y test permiten al entrenador cuantificar objetivamente las necesidades estructurales, las descompensaciones y las cargas de trabajo a través del  control de las diferentes variables del entrenamiento.
Mayor seguridad y confianza: Contar con un profesional con la máxima cualificación en el ámbito de la actividad física aporta seguridad y garantías a la hora de seguir los programas y realizar los ejercicios.

A mayores existe otra serie de cualidades personales (no profesionales) que ayudan a mantener la motivación y que se consigan los objetivos: Escuchar, empatizar, motivar, comprometerse y, sobretodo, ser realista.

¿CUÁNDO HAY QUE CONTRATAR A UN ENTRENADOR PERSONAL?

Cualquier momento es bueno para ponerte en manos de un profesional del ejercicio físico especializados en salud. Trabajamos con profesionales sanitarios y podemos ayudarte a mejorar tu salud…

¡Contacta con nosotros!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: