Blog

Ir al trabajo en bicicleta disminuye el riesgo cardiovascular.

Ir al trabajo en bicicleta es un medio de transporte que proporciona actividad física y se ha asociado con el bienestar mental y físico.

Según dos estudios distintos publicados simultáneamente en la revista Circulation y Journal of the American Heart Association , las personas que eligen este medio de transporte parecen tener un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

En el estudio de ‘Circulation’, 45.000 adultos daneses (de 50 a 65 años) que montaban en bicicleta con regularidad como modo de pasar el tiempo libre o para desplazarse al lugar de trabajo tenían entre 11% y 18% menos de ataques al corazón durante un seguimiento de 20 años (1993-2013).

El ‘Journal of the American Heart Association’ reveló que los adultos suecos de mediana edad y de edad avanzada que iban en bicicleta al trabajo eran menos propensos que los no ciclistas a ser obesos, tener el colesterol alto, presión arterial alta o pre-diabetes, todos ellos conductores críticos de riesgo cardiovascular.

Al inicio del estudio, los viajeros activos (los que iban en bicicleta al trabajo) eran un 15% menos propensos a ser obesos, registraban un 13% menos de probabilidades de tener presión arterial alta, eran un 15% menos propensos a poseer colesterol alto y tenían un 12% menos de probabilidades de tener pre-diabetes o diabetes en comparación con los viajeros pasivos (los que empleaban el transporte público o iban en coche a trabajar).

Durante un examen de seguimiento diez años más tarde, la parte de los participantes del análisis que se desplazaban de manera pasiva que cambiaron al transporte activo también tenían un mejor perfil de riesgo: eran menos propensos a la obesidad, la diabetes, la hipertensión o el colesterol elevado en comparación con los no-ciclistas.

En conclusión: menos obesidad, colesterol, hipertensión y diabetes

Colectivamente, en los diez años de seguimiento, los que escogieron el desplazamiento en bici presentaban un riesgo un 39% menor de obesidad, un 11% menos de riesgo de presión arterial alta, un 20% menos de riesgo de colesterol alto y un 18% menos de riesgo de diabetes.

“Hemos encontrado que el transporte activo, que tiene las ventajas adicionales de ser eficiente en el tiempo, más barato y respetuoso con el medio ambiente, también es muy bueno para su salud”, afirma el autor principal del estudio, Paul Franks, profesor en el Departamento de Ciencias Clínicas en Universidad de Lund, en Suecia, y profesor invitado en la Universidad de Umea, en Suecia.

“Las múltiples ventajas del transporte activo sobre el ejercicio estructurado pueden ayudar a los médicos a transmitir un mensaje que muchos pacientes acojan con mayor facilidad que el consejo de que se apunten a un gimnasio, salgan a correr o se unan a un equipo deportivo”, añade.

Bibliografía * Prospective Study of Bicycling and Risk of Coronary Heart Disease in Danish Men and Women.  Circulation. 2016;134:1409-1411, originally published October 31, 2016 * Bicycling to Work and Primordial Prevention of Cardiovascular Risk: A Cohort Study Among Swedish Men and Women. Journal of the American Heart Association. 2016;5:e004413, originally published October 31, 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: