Blog

Desplazamiento activo y salud

El transporte activo previene de las principales enfermedades crónicas. Fomentarlo mejora la salud pública (y del planeta).

Las ciudades crecen a un ritmo vertiginoso, aumentando así el tráfico, los atascos, el ruido y la contaminación con todo lo que eso conlleva. Esto no solo perjudica al planeta, sino también al ser humano, provocando altos niveles de estrés y una empobrecida calidad del aire.

Ante esta situación, las ciudades están comenzando a actuar creando nuevos carriles bici o peatonalizando calles para favorecer el desplazamiento activo (ir en bici o caminando). 

Pero, ¿qué dice la ciencia al respecto?

Un estudio publicado en el British Medical Journal donde participaron más de 260.000 personas durante 5 años afirmó que ir a trabajar en bicicleta se relacionó con un 41% menos de riesgo de muerte que cuando los desplazamientos se realizaban en coche o en transporte público. 

Otro estudio reciente publicado en The Lancet Planet Health analizó la salud de 400.000 personas durante 25 años, observando que ir en bicicleta al trabajo redujo un 20% la tasa de mortalidad prematura global, y hasta un 24% la asociada a enfermedades cardiovasculares y cáncer.


Beneficios para la salud mental

Por su parte, Instituto de Salud Global de Barcelona reveló en un estudio reciente que las personas que fueron en bici al trabajo/lugar de estudio (al menos una vez a la semana) tuvieron un 20% menos riesgo de sufrir estrés que las que utilizaron un medio de transporte convencional.

Conclusión:

La promoción del desplazamiento activo debe ser un objetivo prioritario, ya que cuenta con innumerables beneficios tanto para el planeta como para el ser humano. Disminuiríamos los niveles de contaminación y mejoraríamos la salud de las personas, los datos evidenciados por la ciencia son claros, desplazarse en bici o caminando reduciría los niveles de estrés y sedentarismo, lo que se traduce en una mejor calidad de vida, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o cáncer, entre otras.

Si quieres saber más sobre este tema haz “click” aquí.


Referencias

Celis-Morales CA, Lyall DM, Welsh P, Anderson J, Steell L, Guo Y, Maldonado R, Mackay DF, Pell JP, Sattar N, Gill JMR. Association between active commuting and incident cardiovascular disease, cancer, and mortality: prospective cohort study. BMJ. 2017;357:j1456.

Patterson R, Panter J, Vamos EP, Cummins S, Millett C, Laverty AA. Associations between commute mode and cardiovascular disease, cancer, and all-cause mortality, and cancer incidence, using linked Census data over 25 years in England and Wales: a cohort study. Lancet Planet Health.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *