Blog

Hidratación y ejercicio físico.

Mantener unos niveles correctos de hidratación durante el ejercicio es importante en cualquier época del año, pero más en verano cuando las temperaturas son más altas y favorecen la pérdida de líquidos mediante un aumento de la transpiración.

¿Debemos planificar la hidratación pre entrenamiento o debe ser el deportista el que se hidrate atendiendo a su sensación de sed? Este es un tema que tiene al mundo deportivo (concretamente al del alto rendimiento) muy dividido. 

Los deportistas de alto rendimiento, planifican la hidratación de forma puntual y concreta; esta deshidratación es un proceso controlado, que provoca una pérdida de peso momentánea; logra un aumento de puntual del rendimiento (ej: un ciclista en la subida a un puerto) y se revierte a la mayor brevedad posible con hidratación. Se trata de un proceso utilizado por profesionales en fases de competición en las que unos pocos segundos pueden suponer la victoria en un gran campeonato.

HIDRATACIÓN EN DEPORTISTAS RECREATIVOS

En cuanto a lo que a los vigoentreneros/as nos compete (deportistas amateurs/recreativos) no se trata de un entorno de deshidratación controlada (no planificamos pre entrenamiento cuanto y cuando beber); esta deshidratación no nos ayuda a bajar de peso ya que al hidratarnos recuperaremos dicha pérdida, ni tampoco a mejorar el rendimiento puesto que la mejora obtenida será muy pequeña y podría incluso diluirse más por los efectos psicológicos (existen estudios que también demuestran su efecto).

La deshidratación supone un elevado riesgo para la salud, una pérdida excesiva puede suponer un estrés tan grande (fisiológico y sobre todo renal) a nuestro cuerpo, que lo puede hacer irreversible. Debido a esto, se recomienda encarecidamente (y se recuerda) hidratarse antes, durante y después de la sesión de entrenamiento.

Para finalizar vamos a desmontar un mito muy extendido y perjudicial: Muchas veces, vemos personas que empujadas por el deseo/necesidad de pérdida de peso se lanzan a la práctica deportiva cubiertos con muchas capas de ropa, incluso con prendas que no transpiran que impiden la liberación de calor bajo la creencia de que sudar más me hace perder peso. Además de todos los factores de riesgo citados anteriormente así como la recuperación inmediata de peso al rehidratarnos, corremos un elevado riesgo de un excesivo aumento de temperatura corporal que puede comprometer gravemente la salud.

En conclusión.

Dentro de la existente controversia en torno a cuál es la mejor estrategia de hidratación durante el ejercicio, la evidencia científica parece indicar que lo mejor es atender a la propia sensación de sed del deportista, teniendo especial precaución para no beber ni más ni menos.

Si quieres conocer las recomendaciones generales de hidratación durante el entrenamiento pincha aquí


REFERENCIAS

Cheung, S., Mcgarr, G., Mallette, M., & et al. (2015: 25 (suppl 1)). Separate and combined effects of dehydratation and thirst sensation on exercise performance in the heat.
Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports, 104-111.
Grantham, J., Cheung, S., Connes, P., Febbraio, M., Gaoua, N., González-Alonso, J., . . . Dvorak, J. (2010: 20 (suppl. 3)). Current knowledge on playing football in hot environments.
Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, 161-167.
Jeukendrup, A., & Martin, J. (2001: 31). Improving cycling performance. Sports Medicine, 559-569.

Maughan, R., & Shirreffs, S. (2010; 20 (3)). Dehydration and rehydration in competative sport.
Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, 40-47.
Rust, C., Knechtle, B., Knechtle, P., Wirth, A., & Rosemann, T. (2012: 26(6)). Body mass change and ultraendurance performance. Journal of strength and conditioning research, 1505-1516.
Valenzuela, P. (30 de Mayo de 2020). Fissac. Obtenido de FISSAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *